En el primer post del año quería hablaros de los propósitos de año nuevo. Para ello le pedí a mis compañeros que me enviaran tres líneas con algún comentario sobre qué quieren potenciar este año dentro del estudio.

Porque la cosa va bien, la carga de trabajo es muy alta, y por lo tanto, no han podido enviarme nada. Lo primero es lo primero.

 

Pero esta situación a todas luces positivas, me ha dado el contenido para este post.

Y es que quizá uno de nuestros propósitos de año nuevo, deba ser convertirnos en súper hérores.

 

Sí, sí, tal cual.

 

Nuestras Navidades han sido cuanto menos, muy intensas. Horas de trabajo desde casa, mientras nuestros familiares se reunían y nuestros amigos se iban de cena; allí estábamos nosotros dándolo todo en silencio por el bien común.

 

¿Qué queréis que os diga? Desde el momento en el que estos sacrificios voluntarios, los hacemos por el bien común, sintiéndolo como un deseo siempre, y nunca como una imposición, da mucha satisfacción ver que la cosa va bien.

 

Gracias al trabajo que se hace desde Brantz, cada vez se va conociendo más el talento que nos gastamos. Así que parece que nuestros propósitos de año nuevo son:

  1. Seguir mimando a nuestros clientes, cuidando de ellos y de sus necesidades.
  2. Planificarnos de una manera aún más óptima para poder dedicar más tiempo a cada proyecto.
  3. Adquirir súper poderes para que podamos también contribuir a estas pequeñas cosas como es nuestro blog, que nos permite darnos a conocer al mundo como las personas que somos. De carne y hueso, con alegrías y penas, con hipotecas, alquileres, padres y abuelos, hijos, perros y gatos.

 

Feliz año nuevo a todos.