Pienso en una palabra que describa lo que me gusta de mi trabajo y es… TODO.

Lo llamo trabajo porque es de lo que vivo, pero si le tuviese que poner otro nombre, la mayoría de los días le llamaría, hobby.

Me siento afortunada de que el madrugar sólo me duela en el momento que suena el despertador, pero una vez me tomo mi dosis de power (leche con galletas, mmmm que bueno…) allá que voy derecha al estudio de Brantz.

¿Por qué me gusta ser diseñadora gráfica en Brantz.?

La monotonía no existe, cada proyecto es diferente.
Para realizar cada proyecto, tenemos que conocer cada empresa a fondo, nos metemos en el papel de cada sector, es la única manera de transmitir en cada proyecto lo que necesita el cliente.
Me encanta conocer la función de otros sectores, me voy curtiendo en “culturilla” general.
El ser especialistas en diseño de marca, es como que diseñamos cada empresa (gráficamente hablando) desde la raíz. Ahí empieza todo, después se diseñan el resto de cosas.
Ver la cara de sorpresa y la emoción de los clientes cuando les presentamos su nueva marca.
Me gusta tener el trabajo al lado de casa, y cuando quiero ir más allá, cogemos los “bartulos” y nos plantamos en la oficina de Alicante.
No necesitamos un sitio fijo, mientras el ordenador nos siga… como si queremos trabajar en Honolulu.
Mis compis. Si se les puede llamar compañeros… porque más que eso, parecemos una familia.
Me chifla la imaginación que le echamos a todo, a veces pienso que nos deberíamos de dedicar a hacer cómics de la vida diaria, nos reímos hasta de nosotros mismos.
Cuando buscamos información de nuevas tendencias, vemos nuevos diseños que se han hecho… es como quien ve las revistas del corazón, en un momento arreglamos el mundo.
El almuerzaco que nos pegamos los viernes. El equipo de Brantz. se evade del mundo. Es nuestro momento.
El llegar a casa y contar con ilusión los proyectos que llevamos en danza, las ideas… aunque a veces creo que piensan que estamos un poco flipados.
El horario que tenemos, jornada intensiva. ¡Nos permite tener vida social! Si fuese presidenta, lo impondría para todos.
Siempre trabajamos con música, es nuestra inspiración. Y lo mejor, ¡que me dejan ser la dj! Vamos… que pongo una playlist de Spotify.
Por gustarme, me gusta hasta encontrarme con el señor de la peli de Up cuando terminamos de trabajar. Un anciano muy tierno y cómico que observa nuestra marca frunciendo el ceño hasta conseguir leerla.