Si sí, como lo lees. El tamaño importa.

Normalmente mientras paseo a mi perro, me entretengo mirando los establecimientos, las empresas… y analizo al detalle las marcas. Sí, lo que suelen hacer las personas normales… (ironía) o quizá sea (de)formación profesional.

Ayer pasé por delante de una franquicia de moda de doble planta, y cuando la observé… en el ventanal de arriba habían puesto el símbolo de la empresa tan grande ¡que por poco se sale del escaparate!; en este caso se cumplía la teoría de pueblo “burro grande ande o no ande”.

Siempre he pensado que las franquicias cuidaban su imagen corporativa al detalle pero quizá se les ha pasado ese pequeño gran detalle, quizá pensaron que el escaparate de la segunda planta pasaba desapercibido y quisieron llamar la atención haciendo el logo más grande… ¡ERROR! No por hacerlo más grande se ve más, probablemente pase más desapercibido de esta manera que si el símbolo cuidase su espacio de protección.

¿Qué pasa cuando se derrama una copa de vino en una camisa y ésta se ensucia cubriendo casi el espacio?, ¿y cuando la mancha de la camisa es pequeña?

Cuando la mancha es grande y ocupa al máximo el espacio, se camufla, puede parecer parte del estampado. En cambio cuando la mancha es pequeña, crea en todo momento una llamada de atención.

Con esto no quiero decir que el logotipo deba ir siempre aplicado con un tamaño pequeño, cada aplicación requiere un tamaño. Pero creo que en su mayoría debería respetarse el espacio de protección consiguiendo así que la marca tenga su importancia, sea fácil de leer e identificar.

Y tú, ¿crees que el tamaño importa?