Por storytelling entendemos “comunicar contando historias”.

Cuando damos forma a una marca así como a todo lo que la representa, el storytelling se convierte en un argumento de venta muy poderoso que dota de fuerza e identidad a nuestra imagen y con el que nuestro público objetivo ha de sentirse acogido e identificado.

En Loggo Branding trabajamos para que cada una de nuestras marcas tenga ese storytelling que le aporte alma y sugerencia. En ocasiones, el storytelling comienza en el proceso de naming (ese punto en el que se le da nombre a una marca). Y es que resulta fundamental que nuestro nombre cuente una historia y tenga un argumento de identificación, un punto de identidad y arraigo. Si logramos este paso, será más fácil asociar determinados valores a la marca y transmitir su valor añadido.

También en el proceso de creación del logotipo ha de estar presente el storytelling; parte del éxito de nuestra marca residirá en que sea capaz de transmitir nuestros valores, aquellos que nos definen y actúan como nuestra mejor carta de presentación. Nuestro logotipo debe ser capaz de transmitir un valor esencial, una historia que nos represente. De la misma forma, toda la identidad corporativa que lo envuelve (tarjetas de visita, ropa laboral, carpetas, sobres…) ha de acompañarnos en lo que deseamos comunicar.

Lo mismo ocurre con todos los elementos publicitarios que se desarrollan posteriormente en torno a nuestra marca: deben ser capaces de seguir contando nuestra propia historia. Por ejemplo, Coca-Cola lleva muchos años defendiendo la misma filosofía, recordándonos que abrir una Coca-Cola es sinónimo de destapar la felicidad y ponerle chispa a la vida. Su mensaje sigue siempre la misma ideología: disfrutar de la vida, tener continuamente pensamientos positivos y compartirlo con los tuyos.

Como veis, el storytelling ha de formar parte de un conjunto e impregnar todo aquello que representa nuestra marca; por eso, debe estar presente en todas las fases existentes.

¿Y tu marca?, ¿qué historia cuenta?